lunes, 31 de julio de 2017

Incremento del uso de medicamentos opioides

La prescripción de medicamentos opioides es preocupante en Estados Unidos, tanto así, que un reciente informe del CDC (Centers for Disease Control and Prevention) recoge un análisis de los opioides prescritos en ese país. Su uso alcanzó el máximo en 2010 y luego disminuyó cada año hasta 2015. A pesar de las reducciones de algunas regiones, la cantidad de opioides prescritos sigue siendo aproximadamente tres veces mayor que en 1999.  Este incremento de las prescripciones fue en paralelo con muertes e ingresos por sobredosis por opiáceos.
El aumento se debió principalmente a un incremento en el uso de opioides para tratar el dolor crónico no canceroso. Hasta entonces, los opioides se habían reservado principalmente para el dolor agudo severo, el dolor posquirúrgico y los cuidados paliativos. Este cambio en la práctica de la prescripción aumentó la cantidad de opioides prescritos, básicamente por tres razones: el uso para el dolor no crónico aumentó el número de recetas; el uso para tratar las enfermedades crónicas aumentó la duración media del tratamiento y, en tercer lugar, porque las dosis medias de prescripción de opioides tienden a ser más altas para los pacientes que reciben opioides durante largos períodos de tiempo.
De 2006 a 2015, la duración media de las prescripciones de opioides aumentó en un tercio (de 13,3 a 17,7 días). Los nuevos datos sugieren que un menor número de pacientes inicia el uso de opioides recetados, mientras que los pacientes que ya toman opioides pueden estar utilizándolos a largo plazo. Tomar opioides durante períodos más largos aumenta el riesgo de trastorno por uso de opioides, sobredosis y muerte.  Según un estudio basado en datos administrativos de 2000 a 2005, los pacientes con dolor crónico no relacionado con cáncer que tomaron opioides durante más de 90 días, incluso a dosis bajas, tuvieron mayor probabilidad de desarrollar trastorno por uso de opioides en comparación con aquellos que no recibieron opioides (OR=14.92; IC95% 10.38-21.46).
Entre las conclusiones del informe, se señala que los médicos deberían sopesar cuidadosamente los beneficios y riesgos al prescribir opioides fuera de los cuidados paliativos, seguir recomendaciones basadas en evidencia como la Guía del CDC para Prescribir Opiáceos para Dolor Crónico, y considerar la terapia no opioide para el tratamiento del dolor crónico; que los cambios en la prescripción de opioides pueden salvar vidas; y que los resultados de este informe demuestran que son posibles cambios sustanciales.
Se ha propuesto utilizar como medida de consumo de opioides, la dosis equivalente en morfina (MME), ya que la interpretación de las DHD en dolor crónico no canceroso puede ser limitada.  Con esta limitación y salvando las diferencias (EEUU tiene un consumo más elevado en DHD) el consumo de opioides está aumentando y el problema podría extenderse.
Los datos publicados en España también indican un incremento importante del consumo de opioides, con un incremento del 83.59% en el periodo 2008 a 2015, y no se observa un punto de inflexión.
En Castilla y León el consumo de opioides presenta un comportamiento similar al global de España y al de otras comunidades (Navarra, País Vasco, Cataluña).
El uso de opioides en la Comunidad Valenciana (CV), también ha sido motivo de análisis y revisión. El fentanilo y el tapentadol fueron los opioides que más incrementaron el consumo en el periodo 2008-2014. Entre los fentanilos, los de liberación rápida incrementaron su uso un 352%. Además, el 51.3% de ellos estaba siendo utilizado para indicaciones no aprobadas en ficha técnica.


Fuente del texto e imagen: http://www.hemosleido.es/


martes, 4 de julio de 2017

Nos hemos leído el diccionario y te traemos estas 471 palabras



Nadie del equipo de Verne tenía entre su lista de próximas lecturas la vigesimotercera edición del Diccionario de la Lengua Española. No es el típico libro que sacar a pasear y llevarte de compañía en el transporte público. En el metro y el bus los viajeros nos miraban raro cuando nos veían leer hojas fotocopiadas del diccionario.
Imagen tomada de Internet

En el marco de la conmemoración del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, decidimos leernos el diccionario en busca de palabras curiosas y llamativas, algunas casi desconocidas y todas ellas dignas de rescatarse en una conversación. Ese pequeño homenaje al Año Cervantes se compone de 26 artículos, uno por cada una de las letras del alfabeto español, a excepción de la W y la X, que compartieron texto.

Nos lo hemos leído entero: de la “a”, la primera entrada del diccionario, hasta la última, que es "zuzón". Sólo la letra A ocupa 255 páginas: hasta el bigardo más imponente parece un arrancapinos al lado de tanta palabra.

Eso sí, nos dividimos la tarea entre todo el equipo, para asumirla así sin jindama ninguna. Para seleccionar las palabras de cada artículo, primero subrayamos las que más nos llamaban la atención. A partir de esa primera lista, votamos entre todos las que finalmente llegaron a los artículos. No hay mucha ciencia, pero sí mucha democracia en este proceso.

Jaime Rubio Hancock se ocupó de coordinar todo el proceso en el que hemos aprendido 471 palabras, ilustradas con el magnífico trabajo de Luis Demano. En la serie, un trabajo en equipo, también han participado los periodistas de VerneMari Luz Peinado, Héctor Llanos Martínez, Gloria Rodríguez-Pina, Anabel Bueno, Pablo Cantó, Álvaro Llorca y María Sánchez. A nuestro subdirector Bernardo Marín, también un amante de las palabras curiosas, le entraron tantas ganas de leerse el diccionario que se pidió la letra Q.

Llegamos a la última entrega sin ofendículos destacables. Acabar la serie nos dejó un poco cacoquimios. “Ha estado bien, pero hay que admitir que el libro tiene pocos personajes, una trama difusa y un final previsible”, escribimos entonces. Eso sí, prometemos que el contenido de este ebook es suficiente para quedarte zurumbático.
 
Aquí te puedes descargar este libro:
 
En epub.
Fuente: Verne

lunes, 3 de julio de 2017

La OMS actualiza la Lista de Medicamentos Esenciales con nuevas recomendaciones sobre el uso de antibióticos


Entre los últimos cambios introducidos en la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales de 2017 figuran nuevas recomendaciones sobre qué antibióticos se han de utilizar contra las infecciones comunes y cuáles se deben reservar para los casos más graves.

Asimismo, se han añadido medicamentos contra la infección por el VIH, la hepatitis C, la tuberculosis y la leucemia.

En la lista actualizada figuran 30 nuevos medicamentos para adultos y 25 para niños y se especifican nuevas indicaciones para nueve productos que ya figuraban en la lista, lo que eleva a 433 el número total de medicamentos considerados esenciales para responder a las necesidades más importantes de salud pública. Muchos países utilizan la Lista Modelo OMS de Medicamentos Esenciales para incrementar el acceso a los medicamentos y orientar sus decisiones sobre los productos cuya disponibilidad deben garantizar.

«La seguridad y eficacia de los medicamentos son aspectos esenciales de cualquier sistema de salud», dijo la Dra. Marie-Paule Kieny, Subdirectora General de la OMS para Sistemas y Servicios de Salud. «Velar porque todas las personas puedan acceder a los medicamentos que necesitan, cuando y donde los necesiten, es esencial para que los países avancen hacia el logro de la cobertura sanitaria universal».

Nueva recomendación: tres categorías de antibióticos

En la mayor revisión de la sección sobre antibióticos que se ha realizado en los 40 años de historia de la Lista de Medicamentos Esenciales, los expertos de la OMS han agrupado los antibióticos en tres categorías —ACCESO, PRECAUCIÓN y ÚLTIMO RECURSO— y han formulado recomendaciones sobre cuándo se debería utilizar cada categoría.

Inicialmente, las nuevas categorías se aplican solo a los antibióticos utilizados para tratar 21 de las infecciones generales más comunes. Si el método resulta eficaz, en futuras versiones de la Lista, su uso podría ampliarse a medicamentos destinados a tratar otras infecciones.

Este cambio tiene como finalidad garantizar que los antibióticos estén disponibles cuando se necesiten y que se receten los antibióticos adecuados para las infecciones apropiadas. El cambio debería mejorar los resultados terapéuticos, reducir el desarrollo de bacterias farmacorresistentes y preservar la eficacia de los antibióticos de «último recurso» que son necesarios cuando los demás fallan.

Estos cambios respaldan el Plan de acción mundial de la OMS sobre la resistencia a los antimicrobianos, cuyo objetivo es luchar contra el desarrollo de farmacorresistencia velando por el uso óptimo de los antibióticos.

La OMS recomienda que los antibióticos incluidos en el grupo ACCESO estén disponibles siempre para tratar un amplio abanico de infecciones comunes. Incluye, por ejemplo, la amoxicilina, que es un antibiótico ampliamente utilizado para tratar infecciones como la neumonía.

En el grupo PRECAUCIÓN figuran los antibióticos recomendados como tratamientos de primera o segunda elección para un pequeño número de infecciones. Por ejemplo, convendría reducir considerablemente el uso del ciprofloxacino para tratar la cistitis (un tipo de infección de las vías urinarias) y las infecciones de las vías respiratorias superiores (como la sinusitis y la bronquitis bacterianas) para evitar que se desarrolle una mayor resistencia a este fármaco.

En el tercer grupo (ÚLTIMO RECURSO) se incluyen antibióticos como la colistina y algunas cefalosporinas que deberían considerarse opciones de último recurso y utilizarse únicamente en los casos más graves, cuando las demás alternativas no hayan funcionado, por ejemplo, para infecciones potencialmente letales causadas por bacterias multirresistentes.

Los expertos de la OMS han añadido 10 antibióticos a la lista de medicamentos para adultos y 12 a la lista de medicamentos de uso pediátrico.

«El aumento de la resistencia a los antibióticos se debe al modo en que utilizamos y abusamos de estos medicamentos», dijo la Dra. Suzanne Hill, Directora de Medicamentos y Productos Sanitarios Esenciales. «La nueva lista de la OMS debería permitir a los encargados de la planificación del sistema de salud y a los prescriptores de medicamentos velar por que las personas que necesiten antibióticos tengan acceso a ellos y reciban el antibiótico apropiado, de manera que el problema de la resistencia no se agrave».

Otros medicamentos añadidos a la Lista

La Lista de Medicamentos Esenciales actualizada, también incluye varios fármacos nuevos, como dos medicamentos contra el cáncer de boca; un nuevo comprimido contra la hepatitis C en el que se combinan dos medicamentos; un tratamiento más eficaz contra el VIH y un fármaco ya existente que puede utilizarse para prevenir la infección por el VIH en personas de alto riesgo, nuevas formulaciones pediátricas de medicamentos antituberculosos, y analgésicos. Se trata de los siguientes medicamentos:

Dos medicamentos contra el cáncer de boca (dasatinib y nilotinib) para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica, que se ha vuelto resistente al tratamiento de referencia. En los ensayos clínicos, uno de cada dos pacientes que tomó estos medicamentos experimentó una remisión total y duradera de la enfermedad;

La asociación de sofosbuvir y velpatasvir como primera combinación terapéutica para los seis tipos de hepatitis C (la OMS está actualizando sus recomendaciones en materia de tratamiento contra la hepatitis C);

Dolutegravir para el tratamiento de la infección por el VIH, en respuesta a la evidencia más reciente que atestigua la inocuidad y eficacia del medicamento y su alta barrera de protección contra la resistencia;

Profilaxis previa a la exposición con tenofovir, solo o en combinación con emtricitabina o lamivudina, para prevenir la infección por el VIH;

Delamanid para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente en niños y adolescentes y clofazimina para el tratamiento de la tuberculosis multirresistente en niños y adultos;

Combinaciones de dosis fija de isoniazida, rifampicina, etambutol y pirazinamida adaptadas a los niños, para el tratamiento de la tuberculosis pediátrica;

Parches transdérmicos de fentanilo y metadona para el alivio del dolor en enfermos de cáncer, con el fin de aumentar el acceso a medicamentos para cuidados terminales.

Descargar lista:

20th edition Lista Medicamentos Esenciales OMS adultos

6th edition Lista Medicamentos Esenciales OMS niños

Fuente: OMS

martes, 6 de junio de 2017

¿Tienen los latinos mayores posibilidades de sobrevivir la insuficiencia renal?

Cuando se trata de enfermedad renal, los niños con ascendencia hispana parecen tener una ventaja. Así lo sugieren dos estudios observacionales publicados a finales del año pasado que muestran que a pesar de las disparidades étnicas en el acceso a trasplantes que existen en Estados Unidos, los niños hispanos con enfermedad renal en etapa terminal tienen un menor riesgo de muerte respecto a sus pares afroamericanos y blancos no hispanos.

Para llegar a esa conclusión, Elaine Ku profesora asistente de la división de nefrología y nefrología pediátrica de la Universidad de California, San Francisco, examinó, junto a un grupo de colegas, la información disponible en el Sistema de Datos Renales de Estados Unidos (USRDS, por sus siglas en inglés) de 12.123 niños afroamericanos, hispanos y blancos no latinos con enfermedad renal en etapa terminal que iniciaron terapia renal sustitutiva entre 1995 y 2011.

Encontraron que los niños hispanos tenían un riesgo de muerte 34 por ciento menor que el de los niños blancos no hispanos, a pesar de que los latinos tienen un acceso más limitado al sistema de salud y de trasplantes que los niños blancos no hispanos.

En el caso de los niños afroamericanos, el estudio encontró que tenían un riesgo 36 por ciento mayor de morir. Sin embargo, en los estados del sur del país, en donde hay un acceso más igualitario al sistema de trasplantes, el riesgo de muerte de los niños afroamericanos y blancos no hispanos era similar, por lo que los científicos concluyeron que esta desventaja se debía a las disparidades raciales que existen en el acceso a los trasplantes en el resto del país. Los resultados del estudio se publicaron en el Journal of the American Society of Nephrology.

Por su parte, Kam Kalantar-Zadeh, profesor de la división de nefrología de la Universidad de California, en Irvine, lideró el análisis de la información de 2.697 pacientes pediátricos que recibían tratamiento en una organización de diálisis de Estados Unidos del primero de julio de 2001 al 31 de diciembre de 2011. Según publican en el Journal of the International Pediatric Nephrology Association, los pacientes afroamericanos tenían un 64 por ciento mayor de riesgo de morir que el de los blancos no hispanos, mientras que los hispanos tenían un 31 por ciento menor de riesgo de morir que los blancos no hispanos.  

En el caso de los niños hispanos, los hallazgos son consistentes con estudios previos realizados en pacientes adultos con problemas renales, donde también se observó que los hispanos  –pero también los afroamericanos– sobreviven por más tiempo respecto a los blancos no hispanos.

¿A qué se debe la ventaja hispana?

Aunque los dos equipos no saben cuál es la causa de esta ventaja en la población latina, y ambos estudios plantean la necesidad de futuras investigaciones, sí sugieren algunas posibles explicaciones. Kalantar-Zadeh destaca que esta ventaja podría deberse a que este grupo goza de una mejor salud cardiovascular y a un mejor estado nutricional: encontraron que los latinos tenían los niveles de albúmina, hemoglobina y hierro más elevados que los otros grupos estudiados.

No obstante, Elaine Ku considera que los niveles de albúmina no son un indicador nutricional confiable porque pueden variar fácilmente en pacientes que están siendo dializados. En cambio, en su estudio analizó los índices de masa corporal de los pacientes y al cruzar los datos de estos índices con la información étnica de los niños no encontraron nada que explicara los hallazgos. “Aunque esta puede ser una posibilidad, en nuestros datos no encontramos nada que nos dijera que esto pudiera estar haciendo la diferencia”, dijo la investigadora. Otra hipótesis es que los mejores resultados se deban a una condición genética.

Sin embargo, tanto Ku como Kalantar-Zadeh, coincidieron en que una posible respuesta a este hallazgo podría estar en el sistema de apoyo familiar que tienen los latinos al momento de atravesar por este tipo de enfermedades. “Los latinos tienen una mejor estructura de apoyo de familiares y amigos que podría hacer que los pacientes, tanto adultos como niños, manejen mejor el estrés de las enfermedades crónicas”, explica Kalantar-Zadeh.

Más de 661.000 personas en Estados Unidos no pueden filtrar por sí solos los desechos y el exceso de agua de la sangre y convertirlos en orina. Esta condición, conocida como enfermedad renal en etapa terminal, es irreversible e incurable y solo puede ser tratada con terapia renal sustitutiva — es decir, diálisis o trasplante de riñón–. Según datos de la National Kidney Foundation, en Estados Unidos unos 100.000 pacientes están esperando por un trasplante de riñón, pero cada año, menos de 20.000 pacientes logran recibirlo.

Fuente: Revista Scientific American

Así se expandió el virus del zika

El trabajo de tres equipos independientes ha permitido reconstruir, casi paso a paso, el camino que siguió el virus zika para conseguir expandirse con facilidad a través de todo el continente americano.

Gracias al análisis de casi 200 secuencias genéticas del patógeno, los científicos han podido trazar cuándo y dónde se inició el brote y cómo logró diseminarse, lo que puede resultar clave para desarrollar armas contra su avance, subrayan.

Tres trabajos publicados en el último número de la revista Nature detallan esta ruta del zika que, según sus datos, se inició en el noroeste de Brasil.

A finales de 2013 o principios de 2014, más de un año antes de que el brote estallara, el virus ya estaba presente en la zona, tal y como ha demostrado el equipo dirigido por Oliver Pybus, del departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, que recorrió más de 2.000 km en un minibus equipado con una especie de laboratorio portátil capaz de realizar una secuenciación genética. Los datos obtenidos permitieron a los investigadores estudiar la evolución del virus y componer, a través del seguimiento de determinadas mutaciones, algo parecido a un árbol genealógico del patógeno y a marcar los hitos de su diseminación en el país.

Luego de estudiar las secuencias de 174 genomas del virus, tomados de muestras de pacientes y Aedes aegypti (el mosquito que transmite la infección) en 11 países afectados por la epidemia, el equipo dirigido por Pardis Sabeti, de la Universidad de Harvard, también determinó que el origen del brote se produjo en el interior de Brasil, muchos meses antes de que se confirmaran las primeras infecciones. Según sus datos, tras un primer salto dado a las principales ciudades del país, el virus llegó a Colombia, Honduras, Puerto Rico y otros puntos del Caribe. Y esta llegada se produjo entre cuatro y nueve meses antes de que las infecciones dieran la cara, señalan en la revista médica los investigadores, quienes aclaran que tuvieron que desarrollar un nuevo método analítico para poder obtener información genética útil de las muestras tomadas. Lograrlo era todo un desafío ya que, señalan, la carga viral presente en los pacientes afectados suele ser baja y desaparece rápidamente del organismo.

Desde el Caribe, el virus llegó a Florida, la puerta por la que se introdujo en Estados Unidos, muestra el trabajo dirigido por Kristian Andersen, del Instituto de Investigación Scripps (EEUU), que también se valió de análisis genéticos de muestras tomadas en mosquitos y humanos. La investigación demostró que, meses antes de que las alarmas saltaran, el zika llegó a Florida en, al menos, cuatro ocasiones. Miami, tal y como señalan los autores de un comentario que acompaña a los trabajos en la revista médica, tenía los ingredientes perfectos para favorecer la transmisión del virus: la presencia del Aedes aegypti y un flujo continuo de personas procedentes de áreas con una incidencia elevada de la infección (a través de cruceros y vía aérea). Sin embargo, no se prendió la mecha de una infección continuada como la que sí se produjo en otros países.

Todos los investigadores coinciden en señalar que, dado que el zika continúa siendo una importante amenaza para la salud pública, es importante desarrollar nuevas y mejores estrategias para hacerle frente. Conocer las peculiaridades del genoma del virus, cómo ha sido la evolución de su ADN y de qué forma se ha diseminado puede arrojar datos muy importantes, no sólo para entender la epidemiología del virus, sino también para poder interpretar cuáles son los nexos que unen esta infección viral con la aparición de defectos congénitos.

Fuente: elmundo.es