jueves, 9 de abril de 2015

Prevención y erradicación de la falta de respeto y el maltrato durante la atención del parto en centros de salud

En todo el mundo, muchas mujeres sufren un trato irrespetuoso y ofensivo durante el parto en centros de salud, que no solo viola sus derechos a una atención respetuosa, sino que también amenaza sus derechos a la vida, la salud, la integridad física y a la no discriminación. Esta declaración reclama un accionar más enérgico, diálogo, investigación y apoyo en relación con este importante problema de salud pública y de derechos humanos.
Garantizar el acceso universal a una salud sexual y reproductiva segura, aceptable y de buena calidad, especialmente el acceso a los anticonceptivos y a la atención de la salud materna, puede reducir drásticamente los índices globales de morbimortalidad materna.

En las últimas décadas, han mejorado los índices de parto en centros de salud, dado que, con mayor frecuencia, se incentiva a las mujeres a concurrir a estos para la asistencia del parto mediante estrategias de generación de la demanda, la movilización de la comunidad, la educación, los incentivos financieros o las acciones políticas. 

Sin embargo, un número cada vez mayor de investigaciones sobre las experiencias de las mujeres en el embarazo y, en particular, el parto, plantean un panorama alarmante. Muchas mujeres en todo el mundo sufren un trato irrespetuoso, ofensivo o negligente durante el parto en centros de salud. Esta es una violación de la confianza entre las mujeres y los profesionales de la salud que las atienden, y también puede ser un importante factor de desmotivación para las mujeres que buscan asistencia materna y utilizan estos servicios. Si bien es posible que, durante el embarazo, el parto y el puerperio, se trate a las mujeres de manera irrespetuosa y ofensiva, hay que tener presente que ellas son especialmente vulnerables durante el parto. Estas prácticas podrían tener consecuencias adversas directas tanto en la madre como en el bebé.

En los informes sobre el trato irrespetuoso y ofensivo durante el parto en centros de salud, se hace mención a un evidente maltrato físico, una profunda humillación y maltrato verbal, procedimientos médicos sin consentimiento o coercitivos (incluida la esterilización), falta de confidencialidad, incumplimiento con la obtención del consentimiento informado completo, negativa a administrar analgésicos, violaciones flagrantes de la privacidad, rechazo de la admisión en centros de salud, negligencia hacia las mujeres durante el parto —lo que deriva en complicaciones potencialmente mortales, pero evitables—, y retención de las mujeres y de los recién nacidos en los centros de salud debido a su incapacidad de pago. Es más probable que las mujeres adolescentes, las solteras, las de nivel socioeconómico bajo, las que pertenecen a una minoría étnica, las inmigrantes y las que padecen VIH, entre otras, sufran un trato irrespetuoso y ofensivo. 

Todas las mujeres tienen derecho a recibir el más alto nivel de cuidados en salud, que incluye el derecho a una atención digna y respetuosa en el embarazo y en el parto, y el derecho a no sufrir violencia ni discriminación. El maltrato, la negligencia o la falta de respeto en el parto pueden constituirse en una violación de los derechos humanos fundamentales de las mujeres, descritos en las normas y los principios internacionales de derechos humanos. En particular, las embarazadas tienen derecho a recibir un trato igual de digno que otras personas, a tener la libertad de solicitar, recibir y transmitir información, a no sufrir discriminación y a obtener el más alto nivel de salud física y mental, incluida la salud sexual y reproductiva.

A pesar de la evidencia presente, que sugiere que el trato irrespetuoso y ofensivo a las mujeres durante el parto en centros de salud es bastante frecuente, en la actualidad, no hay consenso internacional sobre cómo definir y medir, científicamente, el maltrato ni la falta de respeto. Por consiguiente, se desconocen su prevalencia e impacto en la salud, el bienestar y elecciones de las mujeres. Existe una notable agenda de investigación para lograr una mejor definición, medida y comprensión del trato irrespetuoso y ofensivo a las mujeres en el parto, y cómo prevenirlo y erradicarlo. 

Para alcanzar un nivel alto de atención respetuosa en el parto, los sistemas de salud deben organizarse y conducirse de tal manera que se garantice el respeto por la salud sexual y reproductiva, y por los derechos humanos de las mujeres. Si bien muchos gobiernos, sociedades de profesionales, investigadores, organizaciones internacionales, grupos de la sociedad civil y comunidades en todo el mundo ya han destacado la necesidad de tratar este problema, en muchos casos no se han adoptado políticas para fomentar la atención materna respetuosa, o estas no son específicas o aún no se tradujeron en acciones concretas de relevancia.

Prevenir y erradicar el maltrato y la falta de respeto en el parto, en centros de salud a nivel mundial, requiere de las siguientes acciones: 

1. Mayor respaldo de los gobiernos y socios en el desarrollo, en relación con las investigaciones y acciones sobre el maltrato y la falta de respeto

Se requiere mayor respaldo de los gobiernos y socios en el desarrollo para realizar más investigaciones sobre cómo definir y medir el maltrato, y la falta de respeto, en los centros de salud públicos y privados de todo el mundo, y para comprender mejor su impacto en las experiencias y las elecciones de salud de las mujeres. Se necesita evidencia sobre la eficacia y ejecución de las intervenciones, en distintos contextos, para suministrar la orientación técnica necesaria a los gobiernos y a los profesionales de la salud. 

2. Iniciar, respaldar y mantener programas diseñados para mejorar la calidad de la atención de la salud materna, centrándose en la atención respetuosa como componente esencial de la atención de calidad 

Se requieren más iniciativas para respaldar los cambios en el comportamiento de los profesionales de la salud, los entornos clínicos y los sistemas de salud a fin de garantizar que todas las mujeres tengan acceso a servicios de atención materna respetuosos, competentes y comprensivos. Entre otras iniciativas, pueden mencionarse el apoyo social a través de un acompañante elegido por la paciente, la movilidad, el acceso a alimentos y líquidos, la confidencialidad, la privacidad, la decisión informada, la información impartida a las mujeres sobre sus derechos, mecanismos de resarcimiento en caso de violación de derechos y garantía de un alto nivel de provisión de asistencia clínica profesional. Priorizar la atención segura, de alta calidad y centrada en las personas como parte de la cobertura de salud universal también podría ayudar a formular acciones. 

3. Realzar el derecho de la mujer a recibir una atención de la salud digna y respetuosa en el embarazo y el parto 

Los marcos internacionales de derechos humanos resaltan el maltrato y la falta de respeto en el parto como un problema importante en lo que refiere a este campo, y pueden servir de referencia a los defensores de la salud de las mujeres para concientizar y elaborar iniciativas políticas sobre la importancia de la atención materna respetuosa. Estrategias basadas en los derechos para organizar y administrar los sistemas de salud pueden facilitar la prestación de una atención respetuosa, y de calidad en el parto. 

4. Es necesario generar datos relacionados con las prácticas de atención respetuosa e irrespetuosa, los sistemas de responsabilidad y el respaldo profesional valioso 

Los sistemas de salud deben responsabilizarse del trato brindado a las mujeres en el parto y de garantizar que se elaboren y se ejecuten políticas claras sobre derechos y normas éticas. Los profesionales de la salud en todos los niveles necesitan respaldo y capacitación para asegurar que las mujeres embarazadas sean tratadas con comprensivos y dignidad. Es necesario identificar, estudiar y documentar los servicios de salud que actualmente brindan atención materna respetuosa, fomentan la participación de las mujeres y de las comunidades, y que han puesto en práctica procesos para la supervisión y mejora continua de la atención. 

5. Involucrar a las partes interesadas, incluidas las mujeres, en los esfuerzos para mejorar la calidad de la atención y eliminar las prácticas ofensivas e irrespetuosas 

La erradicación del maltrato y la falta de respeto en el parto podrá lograrse solamente mediante un proceso inclusivo en el que participen las mujeres, las comunidades, los profesionales de la salud, los administradores, los organismos de capacitación, educación y certificación de profesionales de la salud, las asociaciones profesionales, los gobiernos, las partes interesadas de los sistemas de salud, los investigadores, las sociedades civiles y los organismos internacionales. Apelamos a que estas entidades aúnen esfuerzos para garantizar la identificación y la notificación sistemáticas del maltrato y la falta de respeto, y para que se ejecuten las medidas preventivas y terapéuticas pertinentes a nivel local.

Fuente: OMS

¿Farmacias virtuales o Farmacéuticos virtuales?: “Ministerio de Salud creará portal web para compra de medicamentos”

Según declaraciones del ministro de Salud, Henry Ventura, el despacho que dirige ha previsto implementar la compra de medicamentos, a través de una página web, con la finalidad de romper con el esquema de ventas que se aplica a estas especies en la actualidad.
 
Imagen tomada de http://www.mundiario.com

“Usted va, se afilia a una farmacia a través de una página web y dice a donde quiere que le lleguen sus medicamentos. Ya no se van a llevar los medicamentos a un centro comercial”, precisó el funcionario.

Igualmente se refirió al control de la venta ilegal de medicamentos que, por medio de portales web no autorizados, "ya se encuentran en proceso de investigación".

Indudablemente que para emitir una opinión al respecto, es necesario conocer más sobre el proyecto, ya que la colectividad tiene dudas sobre esta propuesta. Se preguntan, por ejemplo, si aquellas personas que carecen de computadora en su domicilio, deberán acudir a un infocentro para pedir sus medicamentos; si los medicamentos que solicitaron a través de la red, y al final  no son los requeridos, ¿podrán ser cambiados por los que realmente necesitan?; si se trata de una emergencia y no podemos esperar por la tramitación web para obtener el medicamento; o si en la farmacia a la cual nos encontramos afiliados no posee el medicamento que buscamos, ¿podremos comprarlo en otra en la cual no estemos afiliados?. 

Una cosa si es cierta, el problema de desabastecimiento de los medicamentos en nuestro país, tiene una sola raíz: la falta de producción. Sólo la producción permanente, racional, sostenible y constante de medicamentos se constituye como la única forma de eliminar la terrible carestía de estos productos de primera necesidad. En nuestro país hay un importante número de farmacéuticos, suficientemente preparados y dispuestos a emprender la tarea de fabricar los medicamentos necesarios para combatir las patologías básicas que sufre nuestra población. Asimismo, contamos con tres Facultades de Farmacia, a las cuales, si se les solicita colaboración en materia de fabricación de medicamentos, no se negarán a ello. La importación de medicamentos solo debe verse como una situación excepcional, nunca como la solución definitiva.

Por ello, en estas circunstancias por las que atravieza el país, ofrecemos nuestro apoyo profesional y desinteresado en aras de colaborar con el Estado, para resolver en forma definitiva la carencia de medicamentos en nuestro país.

Fuente: 2001.com.ve
   

viernes, 20 de marzo de 2015

Cada vez más mujeres con cáncer de mama optan por extirparse los dos senos



El número de mujeres diagnosticadas de un cáncer de mama que se someten a una doble mastectomía preventiva (extirpación de las dos mamas), está en aumento. Así lo constata una investigación que se publica en «JAMA» en la que se señala que, al menos en California (EE.UU.), el porcentaje de mujeres que
Imagen tomada de www.grupogamma.com
deciden someterse a una doble mastectomía se ha incrementado sustancialmente en los últimos años, a pesar de que este procedimiento no se asocia con un menor riesgo de muerte frente a la cirugía conservadora de la mama más radioterapia.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford ha analizado a cerca de 190.000 mujeres diagnosticadas de un cáncer de mama entre 1998 y 2011 y es el primero que ha comparado de forma directa las tasas de supervivencia de las tres intervenciones quirúrgicas más habituales para el manejo de esta enfermedad: mastectomía bilateral (extirpación de ambos senos), mastectomía unilateral (extirpación de la mama afectada), y la tumorectomía (la eliminación selectiva de tejido canceroso dentro de la mama), más radioterapia.

Los datos muestran que en 2011 hasta un 12% de las pacientes con cáncer de mama recién diagnosticadas optó por una mastectomía bilateral, a pesar de la incertidumbre en cuanto a si este enfoque es mejor que otras alternativas. Ahora ya no hay espacio para la duda: este estudio disipa gran parte de esa incertidumbre al no hallar mayores niveles de supervivencia por la extirpación de ambos senos. «Podemos asegurar sin duda alguna que someterse a una mastectomía bilateral no supone una mejor supervivencia», subraya la autora del trabajo, Allison Kurian.

Someterse a una mastectomía bilateral no supone una mejor supervivencia

Kurian recuerda además que una mastectomía es un procedimiento muy complejo que puede requerir tiempo de recuperación e implicar la reconstrucción del pecho, mientras que la lumpectomía es mucho menos invasiva y tiene un periodo de recuperación más corto. A pesar de ello, apunta la experta, el análisis ha revelado una tasa de supervivencia ligeramente menor entre las mujeres que se sometieron a una mastectomía unilateral.

Casos mediáticos como el de la actriz Angelina Jolie, la cantante Anastacia o nuestra ex Miss Universo, Alicia Machado, podrían estar influyendo en las decisiones de algunas mujeres. Según una reciente investigación publicada en «JAMA Surgery», alrededor del 70% de las mujeres que decide extirparse ambos pechos después de un diagnóstico de cáncer de mama lo hacen a pesar de que el riesgo de que el tumor se extienda a su mama sana sea muy bajo (En España no se alcanzan estas cifras de un 70%, pero cada vez hay más solicitudes). Lo aseguró una investigación del Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Michigan (EE.UU.) y que parece confirmar el aumento de esta cirugía preventiva, pero mucho más agresiva, denominada mastectomía profiláctica contralateral, en las mujeres diagnosticadas de una cáncer de mama y que además plantea la cuestión sobre si se está produciendo un sobretratamiento de estas pacientes.
 
Preguntas con respuesta

En este nuevo trabajo, explica Scarlett Gómez, se ofrece respuestas sobre si hay determinados tipos de pacientes más susceptibles a someterse a una mastectomía bilateral y si existen diferencias relativas en la mortalidad entre los tres procedimientos. Y el trabajo da respuesta a todas estas cuestiones gracias a los datos del Registro de Cáncer de California, que cubre a casi todas las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de este estado. El registro además se ha mejorado con la información sobre los factores que pueden influir en una decisión de tratamiento, incluyendo su situación socioeconómica, seguro de salud y dónde recibieron su cuidado.

Los científicos encontraron que de las 189.734 mujeres en el estudio, el 55% recibió una lumpectomía con radiación de seguimiento, el 38,8% una mastectomía unilateral y un 6,2% una doble mastectomía. En general, la proporción de mujeres que se someten a mastectomías unilaterales disminuyó durante el periodo de estudio, mientras aumentó la proporción de las que optan por las mastectomías bilaterales.

Blanca y de clase alta

Un dato interesante del estudio, apuntado ya en el trabajo del Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Michigan, es que son las mujeres de clase alta y con más información las que optan por la doble mastectomía. El análisis muestra que son las minorías raciales y étnicas, así como mujeres de nivel socioeconómico más bajo, las más propensas que otras a someterse a una mastectomía unilateral. Por el contrario, las mujeres a las que se les practicó una mastectomía bilateral tenían más probabilidades de ser de clase media o alta, menores de 50 años, blancas no hispanas o alguna combinación de estas características.

Y en cuanto a la diferencia en las tasas de supervivencia a largo plazo entre las mujeres que se sometieron a una mastectomía doble y las que recibieron una lumpectomía más radioterapia se constata que no es estadísticamente significativa. La tasa de supervivencia ligeramente menor entre las mujeres que se sometieron a una mastectomía unilateral podría deberse al hecho de que estas enfermas tienden a ser miembros de minorías raciales o étnicas o poseen un nivel socioeconómico más bajo que otros grupos de pacientes, o ambos, según los investigadores.

El procedimiento de la mastectomía bilateral es especialmente frecuente entre las mujeres blancas no hispanas menores de 40 años que tienen un seguro privado 

A pesar del hecho de que las mujeres que habían solicitado la extirpación de los dos senos no presentan mejores tasas de supervivencia, el estudio encontró un rápido incremento del número de mujeres que está optando por la cirugía compleja, aunque requiere un largo periodo de recuperación y posiblemente cirugía reconstructiva. El procedimiento de la mastectomía bilateral es especialmente frecuente entre las mujeres blancas no hispanas menores de 40 años que tienen un seguro privado y reciben atención en un centro de cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer. De hecho, el 33 por ciento de las mujeres menores de 40 años se sometió a la doble mastectomía en 2011, frente al 3,6 por ciento en 1998.

La prevalencia de la mastectomía bilateral entre todas las pacientes en el estudio aumentó de 2 a 12,3 por ciento durante el mismo periodo de tiempo. En contraste, las mujeres de minorías raciales o étnicas con seguro público, como Medicaid, tenían más probabilidades de ser tratadas mediante una mastectomía unilateral.

Mutaciones BRCA1 y BRCA2

Kurian y Gómez destacan en que estos resultados no significan que una mujer con mutaciones en los genes BRCA1, BRCA2 u otra alteración genética conocida por aumentar significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de mama o con un fuerte historial familiar de cáncer de mama no deban ser tratadas con mastectomía bilateral. Una predisposición genética al cáncer puede significar que la extirpación de ambos senos es una opción efectiva.

También hay otras razones por las cuales una mujer puede elegir una doble mastectomía. Algunos métodos de reconstrucción mamaria nuevos logran una mejor simetría cuando ambas mamas se reconstruyen de forma simultánea y la extirpación de ambos senos también puede aliviar el miedo y la preocupación de la mujer de que se produzca un segundo tipo de cáncer en su seno restante, señalan las investigadoras.

Las expertas concluyen que es fundamental una mayor información sobre los riesgos y los beneficios de la mastectomía profiláctica contralateral, además de que los cirujanos sean conscientes de cómo la preocupación de las pacientes sobre la recurrencia impulsa a tomar las decisiones. 

Fuente: ABC.es